El cerebro hipermasculino

El cerebro hipermasculino

Los últimos estudios muestran que hay muchos más niños que niñas con autismo. A raíz de ello se planteó la posibilidad de que existieran tipos de cerebro diferentes dependiendo del sexo de la persona. Simon Baron-Cohen, el mayor experto internacional en autismo, propuso la teoría del cerebro hipermasculino en los años 90.

Según esta teoría, en el cerebro existen dos propiedades encontradas: la empatía y la sistematización. Mientras que las mujeres se inclinan más hacia la empatía, los hombres lo hacen hacia el lado contrario. Así, un cerebro masculino promedio será bueno sistematizando pero se le dará peor empatizar. Y un cerebro hipermasculino, o autista, será extremadamente bueno para sistematizar pero extremadamente malo para empatizar.

Esta teoría, aunque ya ha sido confirmada. puede llevar a malas interpretaciones. Una sería que las personas con autismo carecen de empatía. Esto no es cierto. La empatía consta de dos partes: empatía cognitiva (capacidad para reconocer emociones en los demás) y empatía afectiva (la respuesta emocional a los sentimientos de los otros). La evidencia sugiere que los autistas sólo tienen dificultades con la empatía cognitiva. Es decir, no son indiferentes a las emociones, lo que pasa es que les cuesta identificarlas a partir de las expresiones faciales o el tono de la voz, por ejemplo.

emotions

Otra malentendido es que las personas con autismo con muy masculinas. Tampoco es cierto. Aunque su cerebro en los tests tienda a la sistematización extrema, esto no incluye otras áreas. Por ejemplo, no son agresivos, sino más bien lo contrario.

Esta teoría explica la diferente incidencia entre hombres y mujeres (4:1). En los hombres, ciertas partes del cerebro (por ejemplo, la amígdala), se desarrollan antes. Además, estas partes suelen estar más desarrolladas que en las mujeres, y presentan menos conexiones entre los dos hemisferios. Los hombres tienen también más neuronas en el córtex, organizadas con un empaquetamiento más denso.

Por este motivo el hecho de tener un cerebro hipermasculino hace que los autistas tiendan a realizar tareas para las que suelen estar más dotados los hombres que las mujeres. Explica por qué tienen severas dificultades para relacionarse. Por último también explica la impresionante capacidad de algunos en determinados campos específicos que requieren sistematización (por ejemplo, la música o las matemáticas) y la poca o nula facilidad para reconocer las emociones.

Fuente: Real Clear Science

Deja un comentario